Tanatología y animales de compañía: calidad de vida y eutanasia

La importancia de saber cuándo y cómo decir adiós

El pasado Lunes 16 de agosto del presente año, se llevó a cabo una sesión vía Meet con el Psicólogo y Tanatólogo Andrés de González Argüelles con el objetivo de reconocer la importancia del acompañamiento en pacientes que atraviesan por una situación de duelo o crisis.

Como primer punto, se estableció la pregunta “¿Qué es la Tanatología?”, siendo este, el conjunto de conocimientos que intentan entender y acompañar a las personas que están pasando por un momento de dolor, sufrimiento o crisis. Significa analizar y entender que la muerte es un proceso natural en los seres vivos, y que, también forma parte del mismo ciclo de la vida.

Por otro lado, se definió a la eutanasia como aquel proceso pacífico que busca acabar con el dolor del paciente, de la forma más digna y cuidadosa posible, del latín eu, bueno thanatos,muerte.

Fue de suma importancia recalcar algunos puntos acerca de dicho procedimiento, pues, aunque se procura tener total cuidado y respeto por la vida del animal, para mucha gente también representa un conflicto moral y social significativo.

¿En qué consiste el procedimiento?

Debe ser un proceso confiable, totalmente irreversible y sobre todo, que se realice de la forma más segura y sencilla. Como primer paso, se busca dejar inconsciente al animal para que así, el corazón se detenga y cancele toda actividad existente. 

¿Quién decide la eutanasia?

Esto depende totalmente del dueño de la mascota o animal y estará sujeto enteramente a sus ideales y criterio personal, sin embargo, debe consultarse con el médico veterinario, pues como especialista tiene la facultad de hacer revisión del paciente para así determinar si es una opción conveniente con respecto a la situación y estado actual del paciente hablando estrictamente en términos de salud.

Duelo ¿es posible?

Si bien sabemos que los animales forman parte importante en la vida del ser humano al formar un vínculo estrecho de amor y compañía, pero para muchas personas esto no es así. 

Es por ello que fue importante mencionar que no toda la gente tiene esta percepción de la vida y la compañía que ellos representan.

Recordemos que debemos actuar en todo momento como dueños responsables, y antes de considerar la eutanasia como método de salida, primero deben valorarse muchas cuestiones que se encuentran en medio de la situación, pues como anteriormente se comentó, se trata de un proceso irreversible. El médico veterinario debe realizar un reporte completo del estado actual del paciente, haciendo notar todos y cada uno de los aspectos que intervienen en el proceso. La información debe ser directa y clara, a esto se le llama; consentimiento informado.

Una vez que todas las opciones fueron pensadas, y se logra determinar que se desea continuar con el proceso, inicia la etapa de duelo.

Esta noticia suele ser anticipada, ya sea con semanas, días e incluso horas. Se recomienda brindarle amor y total compañía al animal, despedirse de él por medio de palabras o cualquier muestra de afecto que el dueño o la familia considere necesarios. 

Dicho duelo, se vive de forma diferente en cada persona, sin embargo, el resultado tiende a ser el mismo, pues aquel compañero con el que compartiste risas y lágrimas está por marcharse.

Puede haber muchos factores que influyen en la consideración de este método, tales como la presencia de alguna enfermedad, alguna lesión o accidente crítico, la edad y condición del animal, por mencionar algunas. De ahí viene la importancia del acompañamiento y respeto.

Respeto a la vida animal y también, a la familia que está pasando por dicha crisis, ya que diversos factores se ven envueltos en esta importante decisión.

El médico veterinario puede negarse a realizar el procedimiento?

La respuesta es sí, ya que aspectos éticos y morales de los profesionales juegan un rol muy importante en esta situación. Puede haber médicos veterinarios que no estén en la disposición de realizar este proceso por diversas razones, como haber detectado algún caso de eutanasia por conveniencia, es decir, que la voluntad del responsable del animal sea dormirlo sin necesidad alguna o sin ningún diagnóstico establecido; probablemente con intereses personales involucrados o simplemente porque por cuestiones morales, no considera correcto llevar a cabo el proceso.

¿Qué hacer ante un dilema de este tipo?

Como nos dejó ver el Tanatólogo Andrés De González, este es un proceso de suma importancia y también, que implica una significativa carga emocional en ambos pacientes, es decir, el animal en primera instancia y el responsable del animal, ya que representa una despedida anunciada.

En el proceso, será lógico preguntarse cuál es la mejor opción pues no es nada fácil determinarla. Sin embargo, se recomienda entablar un diálogo profundo, considerar un tratamiento con algún tanatólogo, buscar un acompañamiento y a su vez, optar por una despedida digna y con respeto.

¿Qué es la obstinación terapéutica?

El especialista definió la obstinación terapéutica como la evasión de la situación que está presente; es decir, hacer caso omiso al dolor del paciente, a su estado de gravedad y a las malas condiciones en las que se encuentra el animal con el argumento de querer luchar hasta que se logre salvar la vida.

Muchas veces, en los múltiples intentos por querer conservarlo con vida, esta se deteriora más, pues implica una agonía y sufrimiento prolongado. En términos concretos, se sobrevive, no se vive.

Durante la sesión, Odette Mota Corral, la Médico Veterinaria de la FPCPAC, pudo compartirnos algunas de las malas experiencias que ha vivido con respecto a este tema y que llamaron poderosamente la atención de los participantes.

Externó algunas situaciones que, como médico, ha tenido que afrontar haciendo notar el egoísmo y falta de empatía por personas que buscan aferrarse a una idea que finalmente, termina por dañar más al animal. 

Con mucho enojo y frustración se hicieron visibles un par de casos en donde el enfoque de la gente se pierde totalmente por intereses personales, por egoísmo y por un equivocado concepto de lo que significa la vida. 

Pudo contarnos que ha tenido que lidiar con gente que, en su afán de querer ayudar a los animales, termina perjudicándolos aún más, pues ya no cuentan con las medidas de seguridad pertinentes como lo son el alimento, la salud o los espacios pertinentes para tener a los animales que esperan por ser adoptados y es aquí cuando se nos hace la invitación a la reflexión.

Debemos comprender que los animales sienten, y que al igual que nosotros, pueden experimentar el dolor, la agonía e incluso el miedo.

Ayudemos a los que estén en nuestras posibilidades, sin embargo, no crucemos esa delgada línea entre querer ayudarlos y caer en el exceso, porque muy probablemente terminará en una situación delicada.

Los animales merecen el mismo respeto y cuidado que un ser humano, ayudemos a quienes no tienen voz para defenderse, pero también aprendamos a reconocer cuando el sufrimiento es mayor a las posibilidades de salvar la vida del animal.

Si tú y tu animal de compañía están pasando por una situación similar, no dudes en acudir con un especialista en busca de esta asesoría y diálogo que, sin duda, te permitirá encontrar la paz y tranquilidad que por ahora no tienes, pero, sobre todo, para brindar esa paz a tu fiel compañero, ya que ellos son nuestra familia.

Agradecemos al especialista Andrés de Gonzales Argüelles por su tiempo y por su disposición al brindarnos un poco de su conocimiento en esta sesión, sin duda fue bastante enriquecedora para todos nosotros. Agradecemos su notable vocación por el tema y por haber respondido las dudas que surgieron entre los espectadores durante la sesión.Esperamos que esta información haya sido de ayuda para alguien que la necesite y recuerden, los animales nos aman más de lo que ellos se aman a sí mismos.

¡Brindémosles la calidad de vida y amor que se merecen!

Exposición «La Historia que nos une animales de compañía en el arte»

Actividades de la FPCPAC en exposición en el Museo Nacional de San Carlos

El pasado 12 de septiembre del año en curso, el equipo de FPCPAC realizó una visita al Museo Nacional de San Carlos con el fin de conocer las instalaciones, las obras en exhibición, además de los espacios en donde próximamente realizaremos actividades para los visitantes de la muestra: «La historia que nos une animales de compañía en el arte».

Pudimos conocer la evolución de las obras artísticas en las que figuran animales de compañía, así como la intención de sus autores y los mensajes que guardan según la época o escuela.

Al final del recorrido, analizamos la viabilidad del desarrollo de actividades dirigidas a los participantes que fueran acompañados por sus perros, siendo una de nuestras principales metas la concientización de la tenencia responsable así como la promoción de nuestros rescatados de maltrato y abandono en las instalaciones del museo.

Hacemos la invitación a que se encuentren atentos a nuestras redes sociales para conocer la convocatoria, fechas y horarios de nuestras actividades. ¡Estén pendientes! ¡Los esperamos!

Terapia Interespecies

Un modelo de intervención que beneficia a todos

La Terapia Interespecies es un modelo desarrollado por Carolina Jiménez, presidenta de la Fundación Piensa Como Perro A.C. (FPCPAC), que consiste en promover interacciones entre animales rescatados con personas pertenecientes a grupos o comunidades en situación vulnerable.

La FPCPAC se dedica al rescate, rehabilitación, esterilización y puesta en adopción de animales domésticos en situación de abandono y mal trato, principalmente perros. Carolina realiza una selección de los candidatos caninos a participar de las sesiones, ya que el objetivo es que se promueva una sinergia en favor de la recuperación de la estabilidad emocional y/o mejora de las condiciones físicas del animal de manera segura y confiable.

Una vez realizada la selección de participantes caninos, estos se trasladan a lugares dedicados a la atención de personas con alguna condición física o mental que requiera de cuidados, educación y tratamientos especiales como Personas con Discapacidad Intelectual, Personas con algún padecimiento psiquiátrico, Personas de la tercera edad o jóvenes con dificultades de adaptación incluido el consumo de sustancias psicotrópicas.

Para ello se requiere que los responsables de las instituciones o representantes de los grupo conozcan nuestros objetivos, procedimientos a realizar y se formalice un convenio que detalle los acuerdos y medidas de seguridad que garanticen el desarrollo de las sesiones. Es importante conocer las características y necesidades de las personas que participarán de las sesiones; uno de los requisitos más importantes es que ninguno padezca alguna enfermedad o síntomas que pudieran agravarse por el contacto con los animales como alergias o problemas con su sistema inmunológico. De igual manera, se recomienda que no se integren a las dinámicas quienes hayan vivido una situación traumática por el contacto con animales ya que podría presentarse algún incidente debido al miedo o nerviosismo.

Cabe señalar que en las sesiones de Terapia Interespecies participan personas con formación profesional en el campo de la salud y la educación. De este modo se contemplan las necesidades o planificación del trabajo desde una perspectiva integral. También, participan otros colaboradores que cuentan con experiencia en el manejo de perros, principalmente, capacitados para detectar señales de estrés en los animales y prevenga un efecto contrario al que se desea, que es la promoción del bienestar humano-animal.

El modelo de la Terapia Interespecies se distingue de las Terapias Asistidas por Animales (TAA) tradicionales, ya que en las TAA se lleva a cabo una selección de especímenes con características importantes como la docilidad, equilibrio y alta tolerancia a la manipulación y exposición a situaciones o ambientes diversos. Son preparados desde muy jóvenes con adiestramiento especial y certificados para dicha tarea.

En la FPCPAC pensamos que todos los animales cuentan con un potencial para favorecer el bienestar emocional humano en sus dimensiones físicas, emocionales y cognitivas. De igual modo, el participante humano en la Terapia Interespecies es instruido según su capacidad mental y física sobre la manera en que puede ayudar al animal rescatado a recuperar la confianza en el humano para que eventualmente encuentre una familia adoptiva en mejores condiciones físicas, mentales y emocionales comparadas con las que fue encontrado en la situación de abandono. Es así como se logra el efecto que Carolina denomina «círculo virtuoso».

Esta práctica se ha mantenido prácticamente sin ninguna modificación desde su comienzo en el año de 1995, solo que en este periodo de Pandemia por COVID-19, se ha limitado sobre todo a la asistencia individual en los hogares de personas que adoptan perros y que encuentran complicaciones al inicio para la adaptación del nuevo miembro en el hogar. Observamos que en algunos de ellos se haya una situación que implica el manejo emocional por pérdida de algún familiar, afecciones laborales, del aprendizaje y otros aspectos que son considerados desde el punto de vista de la psicología para elaborar un plan de intervención que mejor corresponda a la situación.

Es para nosotros una gran satisfacción continuar con la labor pese a las condiciones actuales y darnos cuenta, que las personas buscan la compañía animal como un medio de mantener sus capacidades de empatía. Agradecemos a todos aquellos que le han abierto las puertas a un animalito que en otro tiempo sufrió de la indiferencia y maltrato y que ahora esta teniendo otra oportunidad de ser amado y respetado. Esto nos permite continuar con la práctica de la Terapia Interespecies, esperando que en poco tiempo volvamos a las comunidades como lo veníamos haciendo en los años anteriores al 2019.

Los animales de compañía y su papel en el bienestar emocional

La adaptación a la nueva normalidad con nuestros animales de compañía

¿Recuerdan nuestra vida antes de la pandemia por COVID-19?

Previo al problema de salud mundial nuestra rutina implicaba traslados en calles, avenidas y espacios públicos sin mayor preocupación. Durante el recorrido diario no era necesario pensar en que las personas que pasaban cerca nos representarían algún riesgo para nuestra salud física o emocional.

Todo cambió en el mes de marzo del 2019 pues las preocupaciones por la nueva enfermedad se intensificaban, sobre todo a finales de año y principios del 2020. Muchos de nuestros amigos y conocidos enfermaron; por desgracia algunos fallecieron.

Pero en casa, ¿cómo iban las cosas? Para nuestros pequeños era la locura pues ya nos veían todo el día y podíamos dedicarles mucho más tiempo que antes.

Aunque los paseos cambiaron un poco pues se veía poco movimiento en las calles. Si nos encontrábamos vecinos o conocidos no sentíamos la tranquilidad para saludarnos y platicar como lo hacíamos antes.

Para muchos de nosotros la compañía de nuestros perros y gatos nos ayudó a mantenernos mentalmente y emocionalmente equilibrados, jugando con ellos y recibiendo su cariño incondicional.

En FPCPAC nos sentimos muy contentos de que muchos de nuestros pequeños rescatado encontraron un hogar durante todo este tiempo de confinamiento y al vuelta a la rutina en la «nueva normalidad». Los adoptantes nos decían que querían aprovechar el tiempo que permanecían en casa para educar y jugar con los nuevos integrantes de la familia.

Se comenzó a observar un fenómeno interesante durante la transición entre el confinamiento y la vuelta paulatina a la cotidianidad en las calles: las personas paseantes en compañía de sus perros, confiaban en saludar a la distancia a las otras personas que también venían con sus cuadrúpedos. De alguna manera los perros que ocupaban el espacio entre las personas permitían la perfecta distancia sin necesidad de preocuparse, pues la charla espontánea que se daba a veces entre desconocidos se volvía amena mientras se daba el intercambio de temas relacionada con nuestros mejores amigos.

En el mes de mayo del 2019 nos dimos a la tarea de averiguar un poco sobre el fenómeno psicológico que implicaba la compañía de nuestros animales domésticos durante el confinamiento. Accede a aquí para conocer la publicación.

Creemos muy importante ir trabajando paulatinamente la salud emocional de nuestros mejores amigos caninos para evitar un problema de ansiedad por separación. Pronto estaremos compartiendo algunas recomendaciones para atender este tipo de situaciones.